Ceremonia de imposición de insignias de Medicina

17 10 2011

Me alegra estar de vuelta escribiendo.

Hace dos días aconteció en mi universidad la ceremonia de imposición de Insignias de Medicina en la cual participé y tuve el honor de recibir este legado de parte de mis maestros y compartirlo con mis compañeros y amigos.  Es un acto especial, pues simboliza una transición, es decir, ya habiendo completado toda la formación teórica que recibiríamos en nuestra carrera, es hora de adentrarnos en la práctica clínica, y con ella vienen las responsabilidades de ser médico.

Y además de esto, personalmente también es un momento de felicidad, de agradecimiento y de reflexión, porque ser médico es solo un paso intermedio en el propósito de contribuir a un mundo mejor.

A continuación comparto  algunas palabras que escribí en ocasión de esta ceremonia, en un intento de materializar mis sentimientos en letras:

“Una vida con propósito” 

Cada momento importante de nuestras vidas se convierte en un espacio fundamental para reflexionar sobre la misma. Y simplemente quiero que mis palabras contribuyan a que además de dejar fluir el júbilo y felicidad que provocan en nosotros alcanzar el logro de convertirnos en médicos, también dediquemos tiempo a reflexionar, y para ello quiero compartir tres mensajes:

1. Sentir gratitud por lo que tienes y te ocurre en la vida


Hoy es un momento especial. Tenemos nuestras familias y seres queridos a nuestro alrededor, recibimos la distinción de la profesión médica, gozamos de salud y felicidad. Y todo ello no ha sido fruto del azar. Detrás de casa situación de nuestras vidas y de ésta en particular han ocurrido muchas coincidencias. Pero una coincidencia no es un conjunto de situaciones simultáneas y espontáneas. Su verdadero significado es una Incidencia coordinada de personas y situaciones cuyo resultado es la persona que somos ahora.
Por un lado las familias y seres queridos que han soportado día a día el camino de aprendizaje de sus hijos, con amor, con empeño, con constancia; también los maestros, que desinteresadamente nos han impartido los conocimientos sobre la medicina y sobre la vida, convirtiéndose algunos en ejemplo y mentores en este camino muchas veces difícil. Nuestros compañeros y amigos que han acompañado hombro a hombro este recorrido, con sus alegrías, tristezas, desencantos y sorpresas, pero que siempre han estado ahí; nuestra universidad que nos ha abierto sus puertas y nos ha dado todos los recursos para que nos formáramos en una profesión y en una actitud de vida para que “pudiéramos ser útiles para la sociedad”. Y nosotros mismos, que con valor hemos persistido, insistido y nunca hemos desistido por alcanzar este objetivo que algún día nos propusimos y cuyo camino hoy muestra su recompensa. Y finalmente la vida, y aquello más allá, que ha permitido que todos estos factores confluyeran en nuestra existencia.

Y debemos sentir gratitud por todo lo que ha ocurrido y por todos quienes han participado de este proceso, porque nada sería igual si no hubiera ocurrido de esta forma. Gracias papás y familia, gracias maestros, gracias compañeros y amigos, gracias universidad, gracias a nosotros mismos, gracias a la vida.

2. Ser médico es una responsabilidad más allá de nosotros

Poco nos imaginábamos, 5 o 6 años atrás al inicio de nuestra carrera, lo que significaba ser médico y los sacrificios que debíamos hacer para merecernos esta distinción y privilegio. Inclusive, tal vez los motivos de elección de esta carrera eran confusos o distorsionados de la verdadera realidad de esta profesión. Pero este ya no es el momento de poner en discusión las razones por las cuales cada quien eligió este oficio, pero sí es el instante preciso para discutir el para qué.
Un para qué cuya construcción se ha hecho con el paso del tiempo. La mentalidad de jóvenes que teníamos al empezar la universidad se ha modificado gracias al conocimiento y las reflexiones constantes que nos ha motivado nuestro estudio. Nuestra madurez ha aumentado producto de las diversas situaciones y pruebas que hemos vivido en estos años: Encerrarnos en nuestro mundo de la medicina, tener menos tiempo libre, llevar un estilo de vida con disciplina, dormir poco, alejarnos un poco de la familia o de los amigos, estar tristes cuando no obtenemos los resultados que esperamos e intentarlo cada vez con más fuerza para avanzar. Y entender que ser médico no es acumular conocimientos sino que es tener una actitud hacia la vida y asumir una responsabilidad individual y con nuestra sociedad. Una actitud de servicio y de aprendizaje continuos. Una responsabilidad individual de honrar el título que tenemos con nuestras acciones y una responsabilidad con nuestra sociedad de contribuir día tras día a su mejoramiento. En conclusión, somos médicos para ayudar a nuestras comunidades con nuestros saberes, pero también con nuestras competencias y habilidades personales para hacerla una comunidad cada vez más saludable. Esa salud no se refiere sólo a las enfermedades que comúnmente nos imaginamos. Se refiere también a luchar en contra de las raíces de las enfermedades, que van desde una vida desequilibrada y desordenada hasta la desigualdad entre las personas, la violencia, la pobreza. Para eso somos médicos.

Y al final también dejar nuestro legado y compartir nuestras experiencias a través del oficio ser profesor, que es el único que puede asegurar que realmente ayudemos al desarrollo de nuestro campo y a que no se pierdan los valiosos saberes que adquirimos en nuestras vidas. En palabras de Fernando González, escritor y filósofo antioqueño, en una carta escrita a Héctor Abad Gómez, gran médico salubrista colombiano: “El médico profesor tiene que estar por ahí en los caminos, observando, manoseando, viendo, oyendo, tocando, bregando por curar con la rastra de aprendices que le dan nombre de los nombres: ¡Maestro! […] Sí, doctorcitos: no es para ser lindos y pasar cuentas grandes y vender píldoras de jalea […]Es para mandaros a todas partes a curar, inventar y, en una palabra, servir” Ser médico es una responsabilidad más allá de nosotros

3. Llevar una vida con propósito


Hemos tenido muchas clases y enseñanzas, pero ¿Dónde quedó la enseñanza sobre “Vivir”? esa es una enseñanza que cada uno ha ido adquiriendo, a partir de sus experiencias. Vivir para cada quien tiene significados muy diversos.

Convertirnos en médicos no es el fin último. Es solamente un paso en la construcción de nuestra vida la cual no queda reducida solamente al aspecto profesional sino que existen muchas otras áreas de las que dependen nuestro equilibrio como personas: la espiritual, la familiar, la salud física, el área sentimental. En consecuencia, ser médico es un paso, un escalón, y de nosotros depende seguir el camino. Un camino que debemos asegurar que sea integral, que no descuide todos los aspectos que llenan la existencia de gozo, porque la vida ocurre toda al mismo tiempo y como tal debe ser asumida, no sea que en unos años nos demos cuenta que se nos pasó el tiempo y no la aprovechamos.

Por eso es fundamental preguntarnos: ¿Cuál es el propósito de nuestras vidas? ¿Para qué nos levantamos todos los días?¿ Acaso era para convertirnos en médicos?, y entonces ahora que ya lo somos, ¿Para qué?

Siempre debemos recordar que las metas que nos proponemos y que vamos alcanzando no deben alejarse de aquello que realmente deseamos con el corazón, de nuestro sueño, de nuestro propósito, el cual no puede ser inferior a la responsabilidad que adquirimos con nuestra profesión.

La invitación que quiero hacerles es a que en cada momento de nuestras vidas tengamos presente que nuestras acciones deben ir acordes con lo que somos, con lo que queremos. Por lo tanto, la sociedad no espera algo diferente a nosotros que coherencia y ejemplo, que son valores que deben acompañarnos por el resto de nuestras vidas.

Tanto esfuerzo, tantos conocimientos, tanto tiempo y dinero invertido, serían obsoletos si no van ligados a un propósito superior, que nos asegurará la felicidad en cada momento al saber que vamos en su dirección. Y ante todo, ser conscientes que debemos “ser el cambio que deseamos ver en el mundo”

Anuncios

Acciones

Information

One response

17 10 2011
Juliana

Me encanta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: